GUERRERO, pilar de la literatura queer en el país: Editorial Quimera.

Luis Zapata y José Dimayuga son pilares de la literatura queer en México, señaló el director de la editorial Quimera, Sergio Téllez-Pon, cuyo esfuerzo editorial está cumpliendo un año.
Hablando del movimiento cultural homosexual, Téllez-Pon aseguró que en Quimera se rescatará obra de Luis Zapata poco conocida, así como de autores como José Joaquín Blanco. Lo queer, afirmó en entrevista para este medio, es un movimiento que tomó fuerza en México y Quimera lo está reforzando con la publicación de textos no sólo literarios sino también de divulgación.
“Quimera es la primera editorial que se dedica a la publicación abierta de textos literarios queers, y en ese sentido es totalmente válido, dado que hay otras editoriales que, por ejemplo como Ficticia solamente cuentos, o hay solamente de poesías, y hay unas que solamente publican un cierto tema”, dijo al referirse al trabajo de editoriales independientes.
–¿Qué diferencias hay, sí las hay, entre la estilística queer y la de escritores heterosexuales?
–Me parece que no es sólo la parte sexogenérica, sino también hay una sensibilidad, hay prosa muy queer, muy rara. Por ejemplo la de Truman Capote que escribió cosas ligeras, hasta cosas tan densas con poder como A sangre fría, o algo muy gay como Desayuno en Tiffany's.
“Hay una estilística bastante rara y juguetona, como transgresora que es de una sensibilidad gay muy acentuada. Por ejemplo cuando hablamos de la prosa de Monsiváis, vemos una de relajo; esta acumulación de cosas barrocas sí distingue un poco la prosa estilística de los autores gays, y en ese caso, Luis Zapata también representa esta parte de lo raro, de lo queer”.
–Mencionaste a Luis Zapata, guerrerense, también está José Dimayuga; ¿percibes un movimiento en Guerrero en la literatura con tema gay o de diversidad sexual?
–Evidentemente sí. Para nosotros es un gran honor trabajar con ellos. A Luis Zapata le hemos publicado tres libros en un año, y una traducción, y vamos a empezar a rescatar la obra de Luis que desafortunadamente no ha estado circulando en los últimos años. Mucha gente no conoce sus otras novelas además de El vampiro de la colonia Roma.
“No se conoce este melodrama De pétalos perennes, o Este amor que hasta ayer nos quemaba, y los vamos a empezar a rescatar. Evidentemente que los dos son representantes de la literatura guerrerense”.
Téllez-Pon mencionó la labor de Dimayuga al frente de la dirección de Cultura en Acapulco, así como la organización del Festival de cine lésbico-gay, allí “me pude dar cuenta de que la respuesta del público es impresionante, al menos en Acapulco, el público responde muy bien y la editorial tuvo una buena respuesta en su presentación, y el festival de cine fue todo un éxito, con lleno total todos los días en la sala”.
Expresó que la respuesta del público acapulqueño “fue sorprendente” porque se notó que la gente está interesada en conocer y saber más acerca de esos temas.
–¿En cuanto a la cuestión institucional cuál es la respuesta ante este movimiento?
–Hay una apertura total. Hace poco vinieron de Canal 22 para hacer un programa de diversidad sexual y los temas que vamos a manejar en la editorial. La dirección de Literatura del INBA nos pidió las portadas y los textos de libros para ponerlos en sus páginas, ha habido buena respuesta
–La editorial Quimera está cumpliendo un año ¿cuáles han sido sus dificultades?
–La primer dificultad fue sin duda la distribución, y en ese sentido los puntos de venta. Hay que recordar que no se aprobaba aún la ley del libro y la competencia era mucho mayor y los puntos de venta ponían un poco de objeción si no se les proporcionaba los descuentos que ellos solicitaban de antemano.
“Por otra parte, que nuestros libros son, digamos, atrevidos en el diseño, y contienen portadas un poco o mucho eróticas, y eso también impactaba mucho, ¿cómo iban a poner un hombre casi desnudo, o una boca que sacaba la lengua (como en el libro Lenguas en erección), donde la fotografía ilustraba el título. Esas portadas causaron mucho revuelo. Esas fueron las primeras dos dificultades que tuvimos que sortear”. (Por Marisol Weces Mina. Tomado de La Jornada Guerrero)

1 comentario:

Israel Macedo dijo...

Enhorabuena la libertad intelectual!